Trece años de Il Tempo

El boliche Il Tempo festejó sus 13 años con un show dedicado a sus clientes.


Un día como hoy pero del año 2007 abría sus puertas por primera vez Il Tempo, un boliche que presentaba una oferta distinta e inclusiva. En palabras de uno de sus propietarios, Raúl Turri, «la idea era lograr tener un boliche distinto ya fuera por la música, los tragos, los servicios, etc. O sea, buscar diferenciarnos de lo que era y es la noche de Montevideo».


Turri y su socio, Alejandro Sánchez, se conocían desde antes de abrir el local. «Nosotros ya veníamos generando una relación profesional y personal antes de asociarnos. Alejandro había tenido un boliche anteriormente, y en determinado momento se dieron las condiciones para que juntarnos y poner Il Tempo», dijo Turri a LA REPÚBLICA.


Cuando estaban en la búsqueda de locales para instalar el nuevo emprendimiento, ambos socios fueron conociendo distintas personas de la comunidad LGBT que los ayudaron y asesoraron para que el boliche se dedicara a la diversidad. «Según la opinión de esas personas que se acercaron a nosotros, y en otros casos que nosotros fuimos a buscar, era necesario tener un espacio de alternativa a lo que sucedía en ese momento. Así fue que empezamos esta aventura», subrayó Turri.


Para él, el acierto fundamental fue haber creado un equipo de trabajo que los guió mientras iban aprendiendo del tema. «Aprendimos de quienes nos asesoraban y de nuestros clientes. Creo que con el correr de este camino, los clientes fueron los que realmente nos enseñaron», expresó en referencia al trabajo para el público LGBT.


Al principio, el boliche se ubicaba en la esquina de avenida Uruguay y Julio Herrera y Obes. A los meses se mudó para su actual local en la avenida Gonzalo Ramírez esquina Joaquín de Salterain. «A medida que pasaron los meses, el local nos fue quedando chico. Entonces, tuvimos que buscar una alternativa porque no nos daba la capacidad para recibir a toda la gente que concurría. Entonces, en septiembre de ese año nos mudamos al nuevo local», argumentó Turri.


Por su parte, Sánchez narró que Il Tempo siempre fue ajironando su propuesta. Además, expresó que tanto él como su socio lo han tomado no solo como un negocio sino como algo que, de alguna manera, los transformara como personas. «Al tomarlo de esa manera, su crecimiento ha sido siempre importante. Para nosotros el boliche no es solo la parte comercial, es un proyecto de vida. Nosotros queríamos que trascendiera el concepto de boliche. Eso nos llevó mucho trabajo, no han sido todas rosas, pero siempre que hemos analizado nuestros objetivos, encontramos que al final tienen un signo positivo», desarrolló Sánchez.


Il Tempo es conocido por ser uno de los boliches que dedicándose al público LGBT tiene una masiva concurrencia de personas heterosexuales. «Dentro de lo que es la diversidad, nosotros sabíamos que teníamos que tener un boliche donde se respirara diversidad; eso es muy importante. Y también tenemos claro que debemos estar muy ligados a las propuestas de inclusión en Uruguay y en el mundo.


Nos pone contentos que vengan personas heterosexuales y entiendan que esto es un boliche gay. Nos gusta que el público LGBT -que sabe que este es su lugar- pueda traer a sus amigos heterosexuales. Las personas heterosexuales que deciden venir a Il Tempo saben que acá se respira diversidad», sostuvo Sánchez.


«Nosotros nunca nos paramos en la puerta a preguntarle a las personas si son heterosexuales o gays. Lo que si hacemos es cuidar que la persona que entra mantenga un comportamiento de respeto y aceptación por el otro», agregó Turri.


Il Tempo es una de las empresas fundadoras de la Cámara de Comercio y Negocios LGBT de Uruguay. «Primero integramos el conglomerado turístico de Montevideo. A raíz de eso fuimos fundadores de lo que se llamaba la Mesa Gay Friendly. Esa experiencia fue el puntapié para que en 2015 se creara la cámara», expresó Turri.


Para Sánchez, integrar la cámara «es una consecuencia de nuestras responsabilidades». «No se puede tener un negocio apuntado al público LGBT y no estar comprometido, desde lo empresarial pero por sobre todo desde lo humano», agregó.


Consultados sobre que esperan para el futuro del boliche, ambos socios coinciden en poder seguir ajironándolo sin perder su esencia. «Sabemos que es un mercado chico y que hay que tener un equilibrio en la parte económica. Lo que nunca debemos es dejar de lado apuntar a la calidad. Últimamente, hemos generado una barra donde solamente se venden tragos internacionales para que cuando vengan los turistas puedan encontrar lo mismo que consumen en sus países. No apostamos a ganar dinero bajando la calidad, esa es una política a la que apostamos desde el primer día, y créannos que vamos a seguir por ese camino», expresó Turri.


Está noche Il Tempo celebrará sus 13 años a lo grande. El festejo constará de un show artístico, una copa de bienvenida hasta las dos de la madrugada, música, cotillón, regalos, entre otros detalles. «El festejo es para los clientes que son quienes nos eligen y quienes nos hacen permanecer», concluyó Sánchez.


Russo: Il Tempo «abrirá sus puertas, toda vez que la Comunidad LGBT lo entienda necesario»

Por su parte Adrián Russo, presidente de la Cámara de Comercios LGBT, en declaraciones a LA REPÚBLICA manifestó que «también ha sido muy importante para nosotros el haber asumido nuestra responsabilidad social ante la Comunidad LGBT, que siempre lo hemos canalizado a través de los Colectivos sociales más representativos de dicha Comunidad». «Nuestra política en tal sentido ha sido la de apoyar, colaborar y contribuir con ellos según lo entendieran pertinente, sin ningún tipo de condicionamientos. La madurez y solvencia con la que ellos se han manejado a lo largo de estos años nos llevan a sentirnos muy orgullosos de haber contribuido con nuestra mayor seriedad y responsabilidad», afirmó.


Agregó que «también Il Tempo ha sido un espacio cultural, donde diferentes artistas y/o referentes de la Comunidad han podido desarrollar sus actividades o conferencias que ayudaron a ilustrarnos a todos, en el largo e intrincado camino que tuvieron que recorrer para llegar a este presente. Destacamos en ese sentido la invalorable colaboración de Fernando Frontán, que realizó más de un ciclo en nuestra casa».


«Somos conscientes de todo lo que se ha avanzado en la Agenda de Derechos, pero también de que eso hay que defenderlo permanentemente, por lo tanto Il Tempo seguirá abriendo sus puertas para toda vez que la Comunidad LGBT lo entienda necesario».

#LGBT #nacionales


Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348