Pandemia por coronavirus: también hay buenas noticias


EFE / Raúl Martínez

La crisis desatada por la propagación del coronavirus en todo el planeta, ha tenido -y tendrá-impactos innegablemente negativos y severos.


Si bien esta pandemia no ha presentado la morbilidad de plagas más antiguas (la Peste Negra del siglo XIV, la Gripe Española de 1918) sí ha demostrado una explosiva capacidad de contagio. Ese factor, sumado al hecho de que vivimos en un "mundo pequeño" más conectado que en ninguna otra época, generaron la tormenta perfecta. La peste medieval mató a millones, pero se arrastró por Europa y Asia lentamente por años, de aldea en aldea, de ciudad en ciudad. En la actualidad, la expansión global del virus se produjo en cuestión de semanas.


Más allá de la afectación sanitaria, de las muertes que deja a su paso y la sobrecarga que produce en los sistemas de salud, la enfermedad generó un parón económico y comercial cuyas consecuencias serán enormes. En nuestro país, donde el virus arribó recientemente, los motores de la economía ya acudan una ralentización, problema que el gobierno intenta paliar con medidas extraordinarias.


Pero no todas son "pálidas". Tal como informáramos hoy mismo, científicos uruguayos acaban de desarrollar en nuestro país tests para el diagnóstico del Covid-19, algo que tendrá un impacto beneficioso en los servicios sanitarios. Esta "soberanía de detección", permitirá incrementar el número de pruebas (herramienta vital para la prevención) a un costo menor y sin depender de la llegada de material desde el extranjero.


Al otro lado del mundo, la ciencia también daba pasos de gigante. Investigadores australianos anunciaron este martes el hallazgo de la defensa inmunológica contra el virus. Casi al mismo tiempo, en Bélgica se descubría un modo de "multiplicar infinitamente" los test de COVID-19.


Días atrás, Ignacio López-Goñi, microbiólogo de la Universidad de Navarra, afirmaba que al igual que en todo, en el caso del coronavirus se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. Y explicó que, aunque los contagiados son muchos y el número de fallecidos sigue aumentando, hay múltiples razones para no caer en el pánico.


"Además de una crisis sanitaria y económica, tenemos una pandemia de miedo y alguna gente está pensando que será una hecatombe zombie y no es así", dijo López-Goñi en entrevista con el portal Voz de América.


El microbiólogo afirma que hay varias razones por las cuales debemos ser optimistas y no dejarnos llevar por la histeria colectiva. Y son estas:



SABEMOS DE QUÉ SE TRATA


El experto recuerda que en 1981, cuando surgió la enfermedad del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), pasaron dos años para que se lograra identificar el virus y poder detectarlo en los pacientes. En el caso del coronavirus, los primeros casos empezaron a reportarse en China en el mes de diciembre. Para mediados de enero ya se había identificado al virus.


Esta ágil identificación del virus, ha permitido que ya se tengan las pruebas con las que se puede detectar a las personas contagiadas.



CHINA SE RECUPERA


Otro de los aspectos positivos es que China, que fue el epicentro inicial del brote, ya ha logrado controlarlo. Ahora es Europa la que más casos de contagios está registrando. Días atrás recorrían el mundo las fotos de los médicos chinos cerrando los hospitales de emergencia que se habían creado para contener el brote, dado que todos los pacientes habían recibido el alta y no se presentaban nuevos casos.



SUELE SER BENIGNO


Según López-Goñi, otro aspecto positivo es que en un 80 por ciento de los casos, el virus provoca síntomas leves o ningún síntoma. En un 14 por ciento puede ocasionar neumonía severa y sólo en un 5 por ciento de los infectados puede ser fatal.


"El 80 por ciento son de impacto medio y hay que ver que el número de personas recuperándose es mayor que el número de muertes", explicó. "Es verdad que puede producir mortalidad, pero en casi el 80 por ciento es una enfermedad asintomática o que pasa leve sin hospitalización".



LAS PERSONAS SE CURAN


"Creo que, así como se informa de los fallecidos, también hay que informar de los sanados", afirmó.


El hecho que los contagiados pueden sanar es otra de las características del virus que hacen que López-Goñi vea el vaso medio lleno. El académico hace alusión a las estadísticas que indican que hay 13 veces más sanados, que muertos.


Aunque en el caso de personas mayores de edad y aquellas con enfermedades subyacentes el virus puede ser fatal, algo positivo del virus es que en el caso de los niños sus efectos tienden a ser menos dañinos.


"Posiblemente el virus necesita sistemas inmunológicos más maduros para desarrollarse", explicó López-Goñi en su entrevista con el citado medio.



EL VIRUS SUCUMBE ANTE LOS DESINFECTANTES DOMÉSTICOS


Otro aspecto positivo, señala el académico, es que el virus puede limpiarse efectivamente con alcohol o agua oxigenada. Las autoridades sanitarias alrededor del mundo hacen énfasis que se deben desinfectar objetos o lugares donde se crea puede existir el virus. Y no hay mejor prevención, explicó, que lavarse las manos con agua y jabón repetidamente durante cada día.




HAY AVANCES CIENTÍFICOS


Los médicos del mundo están por otra parte incorporados plenamente en la lucha contra el virus. A la fecha se han redactado ya más de 700 ensayos médicos sobre detección, prevención, tratamientos y vacunas. Esto es el doble de lo que a un año después de la epidemia del SARS, en el 2003, se había logrado escribir sobre esa epidemia.


"Esto es ciencia cooperativa, compartida y abierta", escribió López-Goñi en un artículo publicado en la página web del Foro Económico Mundial.


La forma abierta y cooperativa en que se ha manejado el tema ha permitido que ya haya prototipos de vacuna para el virus.


"El grupo que trabaja en una vacuna en la Universidad de Queensland, Australia, ha anunciado estar trabajando en un prototipo que usa una técnica llamada "prensa molecular", una tecnología novedosa. Esto es sólo un ejemplo de cómo se puede lograr una vacuna en tiempo récord. Los prototipos podrían empezar a ser probados en humanos próximamente", explicó López-Goñi.



LA VACUNA NO ESTÁ TAN LEJOS


Finalmente, el académico señaló que ya hay unas 80 pruebas realizándose de posibles vacunas preventivas del coronavirus. Esta misma semana, China anunció haber dado con una vacuna eficaz y EEUU e Israel tienen trabajos muy avanzados en ese terreno


"La pandemia del resfrío de 1918 causó más de 25 millones de muertes en menos de 25 semanas. ¿Podría ahora pasar algo similar? Probablemente no; nunca hemos estado mejor preparados para luchar contra una pandemia", concluyó.


#salud


Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348