Liberados siete futbolistas sudamericanos explotados sexualmente en Cádiz | INTERNACIONALES



La Guardia Civil ha liberado a siete jóvenes de origen sudamericano que estaban siendo explotados sexualmente en Prado del Rey, entre ellos un menor de edad, ha informado este miércoles la Guardia Civil. Como apunta ABC, los mantenían en condiciones infrahumanas y se veían obligados incluso a mendigar para poder comer.


Eran futbolistas en su país y llegaron a España con la promesa de un trabajo bien remunerado, una ficha en un equipo, acorde con su cualificación profesional, que nada tiene que ver con la sordidez a la que los abocaron.


La liberación de estas víctimas de la explotación sexual se ha llevado a cabo en el marco de la operación Promises, que se ha saldado con tres detenidos.


En ella se ha logrado desarticular una organización dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y a la prostitución lucrativa.



Las víctimas de la red fueron captadas mediante engaño por la organización en sus países de origen y cuando llegaban a España eran obligadas a prostituirse.


Según las pesquisas de la Guardia Civil, la organización enviaba a captores a diferentes países de Sudamérica para reclutar jóvenes en buena forma física, a lo que prometían un futuro de éxito cuando llegaran a España, con trabajos siempre relacionados con las profesiones que desempeñaban en sus países de origen.



Explotación sexual


Con el señuelo de remediar las dificultades económicas por las que sus familias atravesaban, las víctimas aceptaban la propuesta.


Para evitar sospechas, la organización obligaba a las víctimas a pagarse el viaje a España, con el compromiso de que recuperarían el importe muy rápido con los trabajos que harían nada más llegar.


Por ello, las familias de los siete jóvenes llegaron incluso a recurrir a prestamistas, que les cobraban unos intereses desorbitados, para pagar el viaje.


Una vez en España, la organización los recogía en el aeropuerto y los trasladaba hasta la localidad de Prado del Rey, en la sierra de Cádiz.


Allí les retenían su documentación y les quitaban el dinero que llevaban consigo para controlarles en todo momento.


«Les tenían hacinados en una sola vivienda y sólo les permitían relacionarse entre ellos, manteniéndolos en la más absoluta indigencia, llegando en ocasiones a tener que mendigar para poder subsistir», explica la Guardia Civil.


La alternativa que la organización les ofrecía era participar en un chat de contactos homosexuales que era gestionado y controlado por el líder de la organización. «Ni siquiera tenían esa inclinación sexual», señala el portavoz. Les obligaron a trabajar incluso durante el confinamiento.


Los encuentros sexuales se producían en distintas localidades de la provincia de Cádiz, a las que el tratante llevaba a la víctima, y la controlaba desde las inmediaciones. En cuanto cobraban les quitaban el dinero. Una vez que la víctima había participado en alguno de estos encuentros, era amenazado con trasladar esta información a sus familiares en Sudamérica, consolidando la posición de dominio y abuso de situación de superioridad.


Los ocho jóvenes liberados han recibido el estatus de víctimas de trata de seres humanos por las autoridades españolas y se han puesto a su disposición recursos de distintas administraciones en materia psicológica, sanitaria y social.


#trata #internacionales #delito

www.lavozdigital.es

Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348