Amor ciego: no ver cómo es realmente una persona, Parte 3




Parte 3:

Estoy enamorado del amor


También puede haber un amor ciego cuando estamos enamorados del amor. ¿Qué significa esto? Cuando tenemos una idea en la cabeza de que el amor es lo más maravilloso que puede existir. Y, queremos tener amor sin importar las respuestas a las preguntas más importantes. ¿Cómo? ¿Con quién? ¿En qué circunstancias?


Cuando nos enamoramos del amor, podría llegar a no importarnos realmente qué persona está a nuestro lado. Da igual, ya cómo sea porque ya nos encargaremos nosotros de generar una imagen superpuesta que encaje con lo que realmente queremos. En otras palabras, buscamos a toda costa una relación porque creemos que esa es la forma de encontrar el amor y tener eso que tanto anhelamos.


Estamos tan ocupados en cumplir nuestras expectativas de lo que soñamos con el amor, que dejamos de conocer al otro. Pasamos a imaginar, y eso que imaginamos nos parece fantástico. El hecho de relacionarnos con esa fantasía muchas veces termina alimentando la propia fantasía. Hasta que llega el punto en el que la burbuja se rompe y abrimos los ojos, entre desconcertados y dolidos.


En este caso no idealizamos a la persona, idealizamos al amor. Tenemos una ilusión grande por hacer cosas de enamorados, hasta el punto de que nuestra autoestima se ve implicada. Así, indirectamente, la búsqueda del amor en estos casos, bajo este paraguas de pensamiento, es una respuesta lógica para conservar o mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos.


Ahora bien, cuando dejamos de ver a la otra persona, podríamos perder la oportunidad de tener una relación auténtica. Entonces, nos concentramos tanto en nuestra idea del amor, que no vemos lo que quiere el otro y no nos dejamos sorprender por cada instante, por vivir el momento presente. Así, exaltamos al enamoramiento, nos olvidamos del otro y de nosotros. Lo que nos importa es cumplir con ese amor mágico, tan confortable como peligroso por carecer de realidad.


Amor ciego: no ver cómo es realmente una persona

Amor ciego: no ver cómo es realmente una persona, parte 2


Amar sin volverte ciego


Todo el amor no es ciego. Así, algunas ideas para amar sin vendas en los ojos serían:


Ten una conexión más profunda contigo: Se trata de que dediques recursos que cuiden tu foco de atención y tu diálogo interno. De este modo no olvidarás que eres importante y único para las personas que te quieren. De este modo, podrás querer realmente a alguien y no a una superficie sobre la que tu imaginación dibuja a capricho.


Establece límites: Consiste en tener claro lo que quieres y mostrárselo a tu pareja. Se trata de ser asertivos.


Es importante saber que en el otro existen tanto cualidades como defectos: No deshumanices a tu pareja, como todos tiene cosas malas y cosas buenas.


No vayas más allá de tus posibilidades: Da lo que puedas sin pasar por encima de ti. Amar a otra persona no significa sacrificarlo todo.


Dejar atrás tu vida no debe ser una opción: Es posible amar y no descuidarte.


Cultivarte para tener algo que ofrecer al otro: Cuando te amas y te conoces, puede potenciar lo mejor de ti. Así, de manera indirecta, para el otro también podrás ser mejor.


Amar no nos hace ciegos, nosotros podemos llegar a volvernos ciegos con el amor. En otras palabras, de nosotros depende ponernos una venda y omitir una buena parte de lo que ocurre alrededor de la relación, de la persona y de nosotros. Entonces somos nosotros quienes podemos darle un giro al asunto. Para saber si tienes un amor ciego, conéctate contigo y sé sincero, en ti está la respuesta.


"El amor no lastima a nadie, si sientes que has sido lastimado por el amor, es algo diferente dentro de ti lo que se ha lastimado, y no tu cualidad amorosa".

Osho



#amor #LGBT #salud #hetero


Fuente: lamenteesmaravillosa.com


Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348