Las 'faltas a la moral' discriminan a los LGBT+



Nuestra comunidad sufre de mucha discriminación, muchas veces de las autoridades. Aquí te diremos por qué las “faltas a la moral” discriminan a los LGBT+.

Aunque hemos ganado terreno en materia de derechos humanos, la comunidad LGBT+ sigue sufriendo discriminación. Incluso existen organizaciones que atentan contra nuestros derechos —cof, cof… Frente Nazional… cof, cof—. Las autoridades deberían protegernos; sin embargo, a veces también se suman a esta ola de discriminación. La autoridad en ocasiones nos intimida por ser quien somos, y sus “faltas a la moral” no hacen otra cosa que discriminar a los LGBT+.

En días pasados, el ayuntamiento de Toluca eliminó las infracciones por “faltas a la moral” de su bando municipal —reglamento del municipio—. Con esta medida, las parejas LGBT+ que muestren su afecto en público ya no serán víctimas de detenciones arbitrarias por parte de la policía municipal. Vamos a aclarar algunos puntos.

¿Qué son faltas a la moral?

El término “faltas a la moral” no se encuentra en ningún artículo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tampoco en el Código Penal Federal. En términos legales las faltas a la moral no existen. ¿Qué significa esto? Ningún policía o servidor público puede sancionarte por este motivo.

Es muy común, sobre todo entre los más jóvenes de la comunidad, que personas LGBT+ sufran extorsiones por parte de las autoridades. Un conjunto de factores y circunstancias se presta a la extorsión: el miedo a ser arrestado, a que nuestros papás se enteren —más aún si estamos en el clóset—, vergüenza, entre muchas otras cosas. Lo importante es saber que no puedes ser molestado.

¿Qué hago si tratan de molestarme?

Lo primero que debes hacer es mantener la calma, no accedas a una extorsión ni a ir con los policías, pues no existe ningún delito que perseguir o infracción que castigar.

En los artículos 24 —sobre la tranquilidad de las personas—, 25 —de infracciones contra la seguridad ciudadana— y 26 —infracciones contra el entorno urbano— de la Constitución no existe alguna fracción que indique que las muestras de afecto entre personas del mismo sexo estén prohibidas. Asimismo, el artículo 14 menciona lo siguiente:

Nadie podrá ser privado de su libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, sino mediante juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos.

El artículo 16 también nos ampara, pues reza en sus párrafos:

"Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento."

En otras palabras, solo podrías ser arrestado cuando exista una denuncia y la orden de un juez para que se te pueda iniciar un proceso, algo que es imposible que ocurra, al menos por mostrar afecto en público a tu pareja. Si lo hicieran sería un delito, pues la discriminación se prohíbe en el artículo primero de la Constitución.

Cabe mencionar que esto también se aplica para tener relaciones sexuales en el coche. Si un policía te encuentra montado en el guayabo en tu auto, no podrá detenerte, salvo que exista una denuncia interpuesta por un tercero, y —en caso de que esto ocurriera— el denunciante tendría que acompañarlos al juzgado, donde un juez deberá determinar la multa correspondiente.

¿Y si un policía trata de pasarse de listo?

Entonces podrás interponer una denuncia en contra de ese sujeto en un juzgado cívico. O bien poner una queja en el Centro de atención de la Secretaría de Seguridad Pública. Recuerda: cometer estas acciones va en contra de los artículos constitucionales mencionados.

#internacional #LGBT #homofobia #discriminacion

Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348