El manual de CONAPRED que te enseña a usar lenguaje incluyente



Si cambiamos como sociedad, nuestro lenguaje cambia a nuestra par. Cada vez son más las personas que usan el lenguaje incluyente. Aquí te damos las recomendaciones de CONAPRED para que empieces tú también.

Conoce las recomendaciones del CONAPRED, el INMUJERES y la CONAVIM para evitar el uso sexista y LGBTfóbico del lenguaje.

Uso del genérico universal

Una frecuente práctica sexista es generalizar en masculino, invisibilizando a las mujeres o a las personas de género no binario. Muchos sustantivos en español se usan con género gramatical masculino para referirse a todas las personas en una determinada situación.

Para evitarlo, CONAPRED nos recomienda:

a) Utilizar sustantivos colectivos no sexuados.

Ejemplos:

”La ciudadanía”, en vez de “los ciudadanos”.

”La población mexicana”, en vez de “los mexicanos”.

”La niñez de México”, en vez de “los niños de México”.

b) Recurrir a la doble forma femenino-masculino.

Ejemplos:

”Las niñas y los niños tienen derechos”, en vez de “los niños tienen derechos”.

”Las investigadoras y los investigadores han avanzado en el tratamiento del VIH”, en vez de “los investigadores han avanzado en el tratamiento del VIH”.

Uso de artículos y pronombres

Los artículos las y los nos pueden ayudar a diferenciar los géneros sin repetir el sustantivo. CONAPRED recomienda alternar el orden de los artículos y cuidar que concuerde el último artículo con el sustantivo.

Ejemplos:

“Los y las enfermeras realizan una importante labor para la sociedad”, en vez de “los enfermeros realizan una importante labor para la sociedad”.

“Las y los fans de Lady Gaga están llenando los cines para ver A Star is Born”, en vez de “los fans de Lady Gaga están llenando los cines para ver A Star is Born”.

Respecto al uso de pronombres, CONAPRED recomienda sustituir el genérico universal por pronombres posesivos tales como nos, nuestro, nuestra, nuestros, su, sus.

Ejemplo: “Esta sex shop cuenta con garantía a su servicio”, en vez de “esta sex shop cuenta con garantía al servicio de sus usuarios”.

De igual forma, sugiere usar los pronombres quien y quienes.

Ejemplo: “Quienes no asistan…”, en vez de “los que no asistan…”.

Uso de la palabra “persona”

Anteponer la palabra “persona” es una forma práctica de referirse a toda la diversidad de identidades sin excluir ni invisibilizar a nadie.

Ejemplo: “Las personas que trabajan en el hospital”, en vez de “los trabajadores del hospital”, que invisibiliza a quienes no sean o se identifiquen con el género masculino.

Población LGBTTTIQ

Dado que la diversidad sexual abarca a toooda la gama de orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género, es importante reconocer el uso de las siglas LGBTTTIQ.

Expresión excluyente: personas con orientaciones distintas a la heterosexual.

Expresión incluyente: población LGBTTTIQ.

Ejemplo: “Los derechos de la población LGBTTTIQ”, en vez de “los derechos de las personas no heterosexuales”.

Lenguaje aparentemente inofensivo

Junto con esa palabrita homofóbica que tanto les encanta gritar en los partidos —a pesar de que ya les hayan aplicado mil sanciones por eso—, existen otras tantas que la gente usa para referirse a muchas personas de la comunidad LGBT+. Aquí vienen algunas de ellas y cómo CONAPRED recomienda sustituirlas.

Expresión excluyente: amanerado, afeminado, machorra, tortillera, bicicleto, dobletero, bicolor.

Expresión incluyente: persona homosexual, hombre homosexual, persona gay, hombre gay, persona lesbiana, mujer homosexual, mujer lesbiana, persona bisexual, hombre bisexual, mujer bisexual.

Ejemplos:

“Alberto, el hombre gay que va en mi salón”, en vez de “Alberto, el amanerado que va en mi salón”.

“Lucía, mi vecina lesbiana, fue a comprar tortillas y conchas”, en vez de “Lucía, mi vecina machorra, fue a comprar tortillas y conchas”.

“Mi novio Juan es bisexual”, en vez de “mi novio Juan es bicicleto”.

Personas trans

Recordemos que la transexualidad y la transgeneridad son condiciones inherentes a las personas —no se eligen—, así que no es necesario decir “mujer transgénero” u “hombre transexual”, a menos que se justifique resaltarlo.

CONAPRED recomienda referirse a la identidad sexo-genérica que la persona expresa, y no la del sexo de origen.

Expresión excluyente: mujer transgénero, hombre transexual

Expresión incluyente: mujer, hombre, etc.

Ejemplo: “Esther, la mujer que trabaja en mi oficina”, en vez de: “Esther, la mujer transexual que trabaja en mi oficina”.

Personas con VIH

Desafortunadamente, la discriminación hacia personas con VIH aún está presente en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Y mucha de esa discriminación se refleja en el lenguaje, por lo que debemos estar más al pendiente en cómo nos referimos a esa parte de nuestra población. También es importante recordar que no necesariamente una persona con VIH desarrolla SIDA, y es prejuicioso asociar ambos términos.

Expresión excluyente: enfermos de VIH, personas con VIH/SIDA, sidosos, sidosas.

Alternativa incluyente: personas con VIH.

Ejemplo: “Mi hermano es una persona con VIH”, en vez de “mi hermano está enfermo de VIH”.

Te dejamos aquí el enlace del manual de CONAPRED por si quieres saber más sobre lenguaje incluyente.

#inclusión #internacional

Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348