“Hacer el servicio militar no ha cambiado mi homosexualidad”



La homosexualidad es una realidad que no se puede camuflar dentro de Fuerzas Armadas.

Jonathan (nombre ficticio) realizo su servicio militar obligatorio en la Fuerza Aérea Boliviana el año 2016 y fue destinado a un cuartel de la población de Caranavi de los Yungas del departamento de La Paz, el caso de Jonathan es interesante porque antes de hacer su servicio militar fue abiertamente homosexual y nos cuenta su experiencia dentro del cuartel donde, por supuesto, no podía decir que era gay, y al volver, Jonathan siguió sintiéndose orgulloso de su homosexualidad.

¿Por qué hiciste el servicio militar?

«Para mí el servicio militar ha sido una grata experiencia formando parte de la Fuerza Aérea. Toda mi familia fue al cuartel, yo tampoco no iba a ser la excepción. Yo soy una persona libremente gay nunca he negado mi homosexualidad, mi familia lo sabe y ha sido una sorpresa que les diga que estoy yendo al cuartel. Me ha servido mucho como persona, justamente hacemos un trabajo de centinela de la salud que hablamos sobre varios temas como; crear una familia, experimentar ciertas enfermedades ya sea en un lugar cálido, entonces esas cosas me han ayudado como persona. Actualmente soy una persona más respetuosa con todas las personas».

¿Cambio o no cambio tu concepto de ser hombre?

«Justamente un año atrás tuve un problema con uno de mis tíos que se enteró que era homosexual y me quería golpear, fue un problema fatal a nivel familiar, nos tuvimos que salir de la casa con mi mamá y con mi hermano, entonces una vez que volví del cuartel mi tío vino y me pidió disculpas (…). Yo pienso que me ayudo más en esa forma de destacar y decir: soy reservista, yo he servido a la patria como persona como hombre, yo he hecho el servicio militar obligatorio y más que todo para eso me ha ayudado y me hace un poquito más hombre, se podría decir».

¿La libreta de servicio militar te ha servido o sabes en que instancias te será útil?

«Actualmente me puede estar sirviendo para el trabajo, si quieres ser seguridad te piden la libreta de servicio militar obligatorio y también es como un respaldo o una garantía bien grande, yo pienso que para más adelante para los estudios de igual forma me va a servir, también para la normal (escuela de maestros) sirve la libreta de servicio militar, porque yo tenía camaradas que eran profesores y por no tener su libreta de servicio militar no les daban su titulación o no les dejaban trabajar entonces obligatoriamente tenían que venir al cuartel. (…) esa frase que dice “anda a hacerte hombre al cuartel” de una forma u otra eso es cierto porque en el cuartel aprendes a vivir hambre…»

¿Eso te hace hombre Jonathan? eso de la supervivencia…

«En lo literal si…»

La gente que piensa que uno se va al cuartel a hacerse hombre, entonces que antes que era ¿proyecto de hombre, hombrecillo, medio hombre, que eras?

«Se podría decir que… somos hombres no (se ríe), pero en el cuartel es un poco más… te sancionan, los ejercicios que en tu vida de civil no lo vas hacer…»

Pienso que cuartel es una escuela de violencia; te enseñan a pegar, a golpear…

«Se podría decir que sí, pero para mí en lo personal me ha servido para volverte una persona más responsable contigo mismo, yo antes no trabajaba y ahora ya tengo que trabajar me tengo que mantener solo y esas cositas como que aprendes ahí, como que te su socorro viene después de un mes que es ochenta pesos y es pues nada, a veces la mamá te manda un guardadito, pero aun así sigue siendo nada entonces, sales de franco a trabajar de lo que sea ¿no?»

¿Qué es hacer patria o servir a la patria dentro del cuartel?

«Pues sería subordinación y constancia como se dice ¿no?, siempre estas subordinado de alguien superior y la constancia es morir por la patria se podría decir. Si hay una guerra te llaman ¿no? También ahí aprendes himnos nacionales y eso es obligatorio si o si, aprendes un poco más de cultura de tu país, sobre Bolivia, las formaciones, cuando te vas a presentar como persona militar, en este caso en el pueblo de Caranavi, salías con tu camuflado, tu fusil y tu cara pintada a marchar, la gente te aplaudía y decían: está sirviendo a la patria».

¿Qué es hacer patria o servir a la patria ya fuera del cuartel?

«Fuera del cuartel se podría decir ser una persona más responsable, una vez que te licencias la gente dice: “ahora si son unos ciudadanos ejemplares”. Con el proyecto centinelas de la salud puedes ayudar a las personas a ser más sociables. Más que todo responsabilidad, respeto a la familia y a las personas».

Jonathan ¿tú estás dispuesto a morir por la patria?

(silencio) «…en caso de guerra sí, me gustaría. El servicio militar ha sido una de mis experiencias únicas, el de vestir el camuflado, vestir esas botas pesadas, el qu’epi, agarrar el fusil… entonces me imagino así en un lugar… si hay un conflicto de una guerra si, ¿por qué no?»

¿Por que un homosexual, que se reconoce como tal, debería hacer o no el servicio militar?

«En mi caso yo no pensaba en irme al cuartel, como les decía mi familia sabía que era gay entonces no pensaban sobre ese paso que iba a tomar…más que todo fue por una relación amorosa; justamente terminé con una persona que me hizo mucho daño, yo quería olvidarlo. Entonces uno de mis compañeros de curso me llama y me dice: estoy haciendo fila en la FAB para irme al cuartel ¿no te quieres animar? ¡vámonos! Yo también dije bueno porque no, fue como una escapada para olvidar esa relación no y de cierta forma me ayudo a olvidarlo».

No fuiste al cuartel por obligación ni por decisión, fuiste por decepción…

«Por decepción amorosa se podría decir (se ríen)».

¿Cómo homosexual por que no incumplir el mandato social de ir al cuartel?

«Muchas veces he querido desertar del cuartel, escaparme y decir: tiro la toalla…los primeros tres meses son horribles, ahí es tu tiempo de sarna, tu tiempo de mostrenco, tu tiempo de mono te dicen así, y decía un día más, un día más… cosa para no decepcionar a mi familia, porque mi familia me decía que me cuide y que resista. Es que es bien feo irte al cuartel y salirte…yo hubiera querido, pero más que todo lo he hecho por mi mamá, por mi hermano, por mis tíos… ¿dónde iba a quedar el respeto?»

¿En algún momento tuviste miedo por tu integridad como homosexual dentro del cuartel?

«Si, los peores momentos fueron en las duchas, entrar calato (desnudo) entre tantos hombres… gracias a Dios sabia controlar ese problema ¿no? (se ríe) es que era un poco incómodo para mi estar frente a hartos cuerpos desnudos…más bien nos bañábamos con agua fría, porque era un lugar cálido, y bueno eso ayudada».

¿Crees que te hubieran violentado si por algún motivo supieran sobre tu homosexualidad?

«Me paso. Un superior me llamo a eso de las doce de la noche, yo fui a su comando y quiso insinuarse directamente, no sé de dónde habría sacado la información…entonces yo no me dejaba porque la persona era mayor y por su cargo jerárquico quería propasarse conmigo y estaba en un estado alcohólico. Yo me hice respetar, lo empujé y me salí corriendo directo a mi cuarto a dormir».

¿Qué paso después de ese evento de acoso por parte de este militar superior?

«Justamente pasaron dos días, y ese superior se aproximó a mi persona me pidió disculpas y me dijo: discúlpame, y yo le dije: está bien».

¿Cómo crees que llego la información hacia el de que tú eras homosexual?

«Eso también me quisiera explicar…»

Nadie sabía de tu homosexualidad en el cuartel…

«No nadie, claro si he tenido una persona especial, uno de mis camaradas…talvez se enteró por esa forma y también me miraba mucho este tipo (el militar acosador), como dice ese dicho ojo de loca no se equivoca, yo pienso que talvez con su gay radar me ha detectado (se ríe) ».

¿Entonces ese militar superior era homosexual?

«Claro, y se le notaba, se pintaba las uñas con esmalte… y también otro superior me hablo y me pregunto si alguna persona superior me molesto, porque yo también era indiferente con esa persona que me agredió… yo decidí callar porque también no paso a mayores».

¿Tú sabes de la existencia de algún otro homosexual dentro del cuartel?

«Había ciertos rumores por medio de las chapas, les decían; muñeca, loquita, lobita, a otros chicos Shakira, entonces yo tenía la duda y decía ¿por qué les llamaban así? pero tampoco nunca comprobé…cuando ibas a hablar con esa persona, ya te veían mal tus camaradas, te miraban con una cara de “por qué hablas con esa loca, se te va pegar” entonces trataba de evitar, pero nunca he visto o he confirmado, excepto yo (se ríe) ».

¿Se habla de la homosexualidad como parte de la instrucción militar dentro del cuartel?

«Si, una vez al año viene un capacitador de una ONG y hablan sobre temas de transmisiones sexuales, el uso del condón y entre esos temas también se habla de la homosexualidad y ahí donde se empiezan a señalar ¿no? »

¿Qué se dice de la homosexualidad?… porque podría hablarse en términos de evitar una trasmisión del VIH por ejemplo…

«Se decía, marica con marica u homo con homo, se decía como chiste. Se sigue manejando que los homosexuales somos portadores de esa enfermedad».

¿Cambio tu homosexualidad después de hacer tu servicio militar?… has vuelto más hombre, has vuelto más loca, más gay…

«Normal se podría decir, no ha cambiado mucho, sigo siendo la misma persona ocurrente, chistosa, graciosa, a veces siempre se nos sale lo loca como se dice (se ríe) entonces, más que todo cambió mi familia, siempre lo recalco».

¿Qué les dirías a los chicos gais que piensan que al hacer el servicio militar van a cambiar su vida en relación a su homosexualidad?

«Lo dudo (se ríe) el tema no es irte y volverte más hombre si eres homosexual, en mi caso fue una experiencia muy bonita; he conocido varias personas pero eso no ha cambiado el hecho de ser homosexual, no lo ha cambiado en lo absoluto, sigo con la misma visión, estoy orgulloso de mi sexo, mi familia lo sabe, mis seres queridos lo saben…»

El cuartel no es la cura (se ríe)

«El cuartel no los es (…) así que no van a cambiar chicos…» (se ríen)

Esta entrevista fue realizada por el programa de radio “Nación Marica”, el tema se tituló ¿Maricones haciendo patria? Este espacio radial es producido por el movimiento Maricas Bolivia y se emite por radio Líder 97.0 FM


Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348