VIH - SIDA



VIH aspectos generales.

Infección por VIH

El VIH determina una infección que en la actualidad es considerada una infección crónica, que no debe ser un problema para la vida si se establece un tratamiento y seguimiento oportunos. Este seguimiento es un pilar fundamental para el desarrollo de una vida sana, sin enfermedad, sin restricciones de ningún tipo y con la perspectiva y expectativa de vida similar a la población general.

Esta infección presenta desde el diagnostico, el tratamiento y algunas potenciales co infecciones una complejidad que en algunas ocasiones requiere un abordaje especializado y personalizado, teniendo en cuenta los aspectos sociales, emocionales, laborales, de pareja entre otros.

La elección del tratamiento antirretroviral dado que es un aspecto fundamental debe ser meditada en conjunto con el médico y con la mayor cantidad de información posible.

Las estrategias de prevención de la infección por VIH son diversas, las más conocidas son los métodos de barrera de látex, condón masculino, femenino y campo de látex. Destacamos que existen otras basadas en medicamentos con alta eficacia para la prevención útiles en parejas serodiscordantes y en situaciones especiales como la planificación de un embarazo.

¿Que es el VIH?

La sigla VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Es el virus que puede causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA, si no se trata. A diferencia de otros virus, el cuerpo humano no puede eliminarlo completamente, ni siquiera con tratamiento. Por lo tanto, si contrae el VIH, lo tendrá de por vida.

El VIH ataca el sistema inmunitario del cuerpo, específicamente las células CD4 (células T), que lo ayudan a luchar contra las infecciones. Si no se trata, el VIH reduce la cantidad de células CD4 (células T) del cuerpo, lo cual hace que la persona tenga más probabilidades de contraer otras infecciones o de tener cánceres relacionados con infecciones. Con el tiempo, el VIH puede destruir tantas de estas células que el cuerpo pierde su capacidad de luchar contra las infecciones y las enfermedades. Las infecciones oportunistas o cánceres se aprovechan del sistema inmunitario muy débil y son señal de que la persona tiene SIDA, que es la última etapa de la infección por el VIH.

No existe una cura eficaz, pero con la atención médica adecuada, el VIH se puede controlar. Los medicamentos que se usan para tratar el VIH se llaman terapia antirretroviral, o TARV. Si se toman de la manera correcta, todos los días, estos medicamentos pueden prolongar drásticamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH, mantenerlas saludables y reducir significativamente sus probabilidades de infectar a otras personas. Antes de que se comenzara a usar la terapia antirretroviral a mediados de la década de los años 90, la infección por el VIH podía evolucionar a SIDA en tan solo unos años. En la actualidad, las personas con un diagnóstico de VIH que reciben tratamiento antes de que la enfermedad avance mucho pueden vivir casi tanto como las que no tienen el virus.

¿Cuáles son las etapas del VIH?

Cuando las personas se infectan por el VIH no reciben tratamiento, típicamente pasarán por tres etapas de enfermedad. Los medicamentos para tratar el VIH, conocidos como terapia antirretroviral (TARV), ayudan a las personas en todas las etapas de la enfermedad, si se toman de la manera correcta, todos los días. El tratamiento puede prevenir o hacer más lenta la evolución de una etapa a la otra. También puede reducir drásticamente las probabilidades de transmitir el VIH a otra persona.

Etapa 1: Infección aguda por el VIH:

Dentro de las 2 a 4 semanas después de la infección por el VIH, las personas pueden sentirse enfermas como si tuvieran un cuadro gripal, mononucleosis u otros síntomas inespecíficos y esto puede durar algunas semanas. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección. También puede pasar esta etapa sin ningún síntoma. Durante la infección aguda por el VIH, hay una gran cantidad de virus en la sangre y la transmisión a otras personas puede ser muy alta.

Etapa 2: Latencia clínica (inactividad o estado latente del VIH):

A esta fase a veces se la llama de infección asintomática por el VIH o de infección crónica por el VIH. Durante esta fase, el VIH sigue activo, pero se reproduce a niveles muy bajos, y las personas podrían no tener ningún síntoma ni sentirse enfermas. En las personas que no están tomando ningún medicamento para tratar el VIH, esta fase podría durar una década o más; sin embargo, otras personas pueden pasar más rápido por esta etapa. Las personas que toman medicamentos para tratar el VIH (TARV) de la manera correcta, todos los días, pueden estar en esta etapa por varias décadas o durante toda la vida. Es importante recordar que todavía se puede transmitir el VIH durante esta fase si se está sin tratamiento. Quienes se encuentran en tratamiento (TARV) y mantienen una carga viral inhibida (o sea, que tienen un nivel de virus muy bajo o indetectable en la sangre) la posibilidad de transmitir la enfermedad es prácticamente nula.

Sin tratamiento, al final de esta etapa, la carga viral comienza a aumentar y el recuento de células CD4 comienza a bajar. Cuando esto sucede, la persona podría comenzar a tener síntomas a medida que vayan aumentando los niveles de virus en su cuerpo, y pasar a la etapa 3.

Etapa 3: Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA):

El SIDA es la etapa más grave de la infección por el VIH. Las personas con SIDA tienen el sistema inmunitario tan dañado que comienzan a tener cada vez más enfermedades graves, las cuales se llaman enfermedades oportunistas.

Sin tratamiento, las personas con SIDA típicamente sobreviven alrededor de 3 años. Con el tratamiento adecuado y oportuno nunca se llegrá desde la etapa 2 al SIDA.

En las personas que comienzan el tratamiento durante esta etapa lentamente irán recuperando su inmunidad y pasarán a la etapa 2 pero este período puede ser largo y no está exento de complicaciones.

Línea SIDA 0800 3131

#enfermedadesinfecciosas #salud

Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348