16 realidades que las lesbianas tenemos que seguir soportando


He perdido la cuenta de la cantidad de veces que he escuchado eso de “Si ya os podéis casar, ¿por qué seguís celebrando el Orgullo?”


Incontables. Sí, he perdido la cuenta de la cantidad de veces que he escuchado eso de “si ya os podéis casar, ¿por qué seguís celebrando el Orgullo?”. Hay preguntas que están ahí para repetirlas anualmente y esta es la reina madre de las cuestiones LGTB+. Cada mes de julio con motivo del gran desfile de Madrid y las celebraciones que se llevan a cabo en muchos rincones de España y del mundo, salen a pasear las dudas de muchos sobre la necesidad de reivindicar algo que para ellos “ya está superado”.

Habría que hacer memoria y recordar que en algunos países te amenazan con la pena muerte, en otros muchos te encierran y te insultan, y aunque avancemos, jamás será suficiente, al menos mientras ser y amar suponga un delito. Las lesbianas solemos caer en la invisibilidad, así que para no perder las formas cada vez que resurge este debate, os ofrezco varias realidades para seguir gritando y luchando en las calles hasta que no quede un lugar en el mundo que nos castigue por ser nosotras mismas.

  1. Viajar a Marruecos con tu novia y no poder ir de la mano o simplemente darle un beso: "La próxima vez id a un país donde no tengáis que fingir".

  2. Que llamen a tu novia amiga o compañera sabiendo que es tu novia: "¿Qué tal está tu amiga con la que vives?".

  1. El mundo te pregunta cuándo vas a encontrar un buen marido (nunca una buena mujer), y no ven más allá de tu capacidad reproductiva: "¿Y el novio para cuándo?".

  1. El mundo te pregunta cuándo vas a encontrar un buen marido (nunca una buena mujer), y no ven más allá de tu capacidad reproductiva: "¿Y el novio para cuándo?".

  2. Sentir dolor cuando alguien da una patada al saco de los derechos y te dice que tengas cuidado si engendras un hijo en luna llena: "Suceden cosas raras como los homosexuales".

  3. Asumir que en tu pueblo nadie ha sido o es oficialmente lesbiana: "Que yo sepa, no hay nadie".

  4. Cuando alguien te preguntan si tienes clara tu sexualidad y si has estado antes con un hombre para comprobar que tienes todo bien claro: "¿Pero has probado con un tío?".

  5. Notar la mirada lasciva de un hombre al besar a tu novia: "Mejor os vais a otro lugar".

  6. El típico hombre de verdad que viene a salvarte de tu lesbianismo a ti y a tu pareja y te ofrece su cuerpo como juguete sexual: "Yo no soy celoso".

  7. El día que te insultan por ser lesbiana reafirmando tu condición: "¡Lesbiana!".

  8. Cuando se enteran de tus gustos y se preocupan por ti: "¿No echas de menos un pene o algo?".

  9. Asumir que el estereotipo que te acompaña sigue el perfil de camionera, leñadora, futbolista y pelo corto: "Esa es bollera fijo".

  10. Descubrir que las lesbianas son “invisibles” en la vida real y en la ficción. Y no, no todas acabaremos como las de Orange is the New Black: "Ves, si es que son unas dramáticas".

  11. Aprender la única educación sexual que existe en sus cabezas, la heterosexual: "Abrís el preservativo, se lo ponéis a él y ya estaría".

  12. Cuando te preguntan qué papel ejerce cada una o lo debaten a tus espaldas: "¿Quién es el hombre de las dos?".

  13. Aceptar que el mundo se siga sorprendiendo cuando vean a una mujer guapa y lesbiana: "¿Esa? Pero sí es guapísima, podría tener a todos los hombres que quisiese".

  14. El momento en el que alguien pregunta cómo dos mujeres van a ser madres y no asumen que tenemos el doble de posibilidades: "¿Quién de las dos hace de padre?".

#lesbianas

Uruguay Diferente
Uruguay LGBT+
Whatsapp: +598 93 847 348